Disfruta más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +
Empezar a colaborar
¿Te gusta Dakar?
Compártelo con el mundo
¿Dónde quieres ir?

Dakar

info
guardar
Guardado

6 opiniones sobre Dakar

1
Ver fotos de unaeternidad89
1 foto

Un mes de aventuras inolvidables, un ...

Un mes de aventuras inolvidables, un viaje de esos que hacen historia por Senegal, culmina con esta imagen. A pie por las calles de la grandiosa ciudad de Dakar, llegamos a un acantilado gobernado por un imperial árbol. Ver un atardecer sentado a sus pies, es digno de todo viajero al que le guste finalizar el viaje con una bonita puesta de sol.
unaeternidad89
13
Ver fotos de Fernandoo
13 fotos

Dakar se presenta como una ciudad inc...

Dakar se presenta como una ciudad increíble, distinta, digna de ser conocida palmo a palmo. Se trata de una ciudad que crece poco a poco, que trata de salir adelante en un país y un continente poco favorecidos por la vida. La ciudad, que sustituyó a Saint Louis como capital de Senegal, es una urbe de contrastes, en la que la riqueza y la pobreza se dan la mano, junto con lo austero y lo moderno. Aunque haya una gran pobreza, las gentes son felices y viven al día, ganando lo que pueden en trabajos esporádicos. Los que más suerte tienen trabajan en oficinas o empresas europeas.
La ciudad, colonial en todo su esplendor, está en constante cambio, sobre todo en los alrededores. Lo que es Dakar en sí es una ciudad bastante modernizada, con algunos edificios atos, sedes oficiales bien cuidadas, palacios... todo digno de la capital de un país. Pero el contraste de la modernidad se ve con los vendedores ambulantes y las casetas que se caen donde las mujeres comercian con pan, carne...
Merece la pena recorrerla bien, aunque es grande, hay sitios que no se pueden dejar pasar. Empezando por la parte sur, cerca del puerto, podemos iniciar en el monumento al milenio, un hombre gigante tocando una especie de instrumento como señal de que el país quiere entrar en ese futuro que sólo está destinado a unos pocos. Por ahí, paseando por la rambla un poco y luego subiendo por sus callecitas, todas asfaltadas y... algo señalizadas, aunque es un caos ciurcular, llegaremos hasta la plaza de la independecia, como el centro neurálgico de la ciudad. Esta, con forma rectangular, distribuye varias avenidas principales, entre ellas la Sarraut, que es la que desemboca en el mercado kermel. Por la avenida del norte llegaremos a la estación y al puerto, y por la del oeste al palacio legislativo y al barrio más lujoso y de más dinero.

Lo mejor aquí es conocer sus calles, darse un paseo por ellas y ver que es más moderno y avanzado de lo que muchos nos pensaríamos antes de ir. Es un caos de gente y coches yendo y viniendo por calles estrechas, donde los ricos se juntan con los pobres para comprar l que venden, sin importarles su clase social.A quí cada uno tiene un rol y no le importa que el otro sea distinto.
Sin embargo, la cosa cambia cuando comenzamos a salir de la ciudad. En la afueras todo es mucho más pobre y llamativo. No hay calles, sólo arena, todo está destrozado, los tendidos eléctricos se caen, la gente deambula por las calles... Y de repente surge, de la nada y en la nada, un edificio moderno de un laboratorio americano, por ejemplo. De contrastes decíamos...

Otro de los sitios más recomendables es la mezquita que está al lado de la playa y que se puede visitar cualquier día menos los viernes. Es impresionante verla en todo su esplendor al lado del mar.
También hay que darse un paseo por el lujoso barrio de Punta Les Almadies, donde tienen casas numerosos famosos como el ídolo senegalés Yossou ´N’Dour. Aquí está la zona más turística y con más hoteles lujosos de la ciudad.

Otros sitios curiosos... el aeropuerto, que os aseguro no pasará desapercibido, y el estadio de fútbol Leopoldo Sedar Senghor -entre el aeródromo y el centro de la ciudad-
En definitiva, una ciudad para perderse sin ningún tipo de miedo, pues es muy muy segura. Lo único, la gente es muy pesada vendiendo cosas, pero no roban, a menos que os metáis en el peor barrio de la ciudad, claro, pero el 98 por ciento es seguro.
Su historia también está relacionada con los esclavos, como Goree, pues su situación la hacían un lugar idóneo para crear un mercado de esclavos.
Fernandoo
6
Ver fotos de pedro
6 fotos

Viaje de época, áfrica negra, senegal

Toda una aventura, de Saint-Louise a Mauritania. En los adentros del país de los antiguos puertos de salida de esclavos a el nuevo mundo. África negra, salvaje. Pura, aventura, sensualidad, buenas gentes, amigos africanos
pedro

El trabajo fue un placer...

Los caminos son infinitos y allí donde nos llevan descubrimos rincones mágicos, personas maravillosas y vivencias únicas. Dentro de estas ultimas también incluyo las menos agradables que nos enseñan a medir el valor de la vida y de lo que tenemos y podemos hacer.

He tenido suerte de poder conocer la tierra africana, de arena roja, verde exuberante cuando la riega la lluvia, de gente negra como el carbón y con un corazón tan grande como el rinoceronte, y es que fui allí a trabajar y aunque es duro adaptarse al día a día, sobre todo al calor y la humedad, me encontré agusto enseguida porque conocí otra cultura acogedora, que al principio rechazaba y que luego acepte.

Tuve la ocasión de conocer la ciudad de Dakar, que ha perdido su esplendor colonial pero que a día de hoy es un núcleo de reunión intercultural y multirracial, de muchísimas razas y países, donde te das cuenta de que cualquiera de los que intentan venderte cualquier cosa en la calle te puede saludar en francés, español, italiano, alemán, y ni que decir tiene sus dialectos.

Viajando al norte visite San Luis, la ciudad colonial que se une al continente por el puente que Eiffel construyo, ver como llegan los pescadores locales en los enormes cayucos construidos a mano y descargan el pescado. La lengua de la barberi.

También fui a pasar unos días con mi mujer a Saly, zona residencial de impresionantes hoteles a todo lujo, donde comimos como reyes, descansamos como nunca y donde ir a la playa fue un sueño hecho realidad.

La reserva de Bandia en la que no existen jaulas que contengan a los animales si no que nosotros mismos nos sumergimos en su hábitat, donde podemos ver al magnifico antílope, los esquivos impelas, la majestuosa jirafa, el facoquero, los monos, infinidad de aves, los terriblemente atractivos cocodrilos y el inmenso rinoceronte, que sin moverse del sitio te hace ver lo pequeño y débil que es uno.

La bien conservada isla de Goree y su trágica historia esclavista, y por todos lados el arte africano, en cualquier objeto ya sea mundano o especial, pero siempre característico.

También disfrute de su gastronomía, si no es demasiado variada, pues casi todo lo hacen con arroz, pescado y cordero (o como dicen allá " muton"), si que es sabrosa y sobre todo picante, cuidado con el "pimant" que es una salsa de pimiento picante que lleva el paladar hasta el mismo infierno, aunque particularmente a mi me encanta.

Espero despertar la curiosidad de alguna persona que guste de viajar y quiera ver algo un poco diferente, ya bien sea solo o acompañado de su pareja o amigo, pues sin duda recomiendo pasar por Senegal, la sombra de un gran país y de mejor gente.
Miguel Angel
Leer 2 más
Listo
1
Ver fotos de pedro hernandez
1 foto

Practicando windsurf

Las playas al oeste de Dakar son ideales para practicar este deporte.
pedro hernandez
kéké shambers
Listo
Leer 2 más

Información Dakar