Disfruta más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +
Empezar a colaborar
¿Te gusta Bodegas de Champagne?
Compártelo con el mundo
¿Dónde quieres ir?

Bodegas de Champagne

info
guardar
Guardado

2 opiniones sobre Bodegas de Champagne

8
Ver fotos de guanche
8 fotos

A unos 120 kilómetros de parís se enc...

A unos 120 kilómetros de París se encuentra esta región productora de Champagne, el vino espumoso más consumido y apreciado internacionalmente. En la región de Champagne “co-habitan” casi 80 bodegas, donde lógicamente encontramos las conocidas Tattinger, Veuve Clicquot o Moët et Chandon, etc.
La visita por esta región es algo que ya muy conocido y practicado sobre todo por parejas de jubilados (Reino Unido sobre todo), empresarios enamorados del champán, gastrónomos amantes de la “nouvelle cuisine” francesa junto a sus caldos y espumosos, etc. Los formas de visitar son tan numerosas y variadas como variedad de visitantes hay. Personalmente lo hice en coche compartiendo con otras personas, y creo que es lo más interesante, ya que en grupos mayores se pierde parte de la emoción y poder de decisión. Lo mejor es dedicar 2 o 3 días para la visita, teniendo reservado una habitación en hostal, hotel, amigo, etc en algún pueblo, y hacer una o dos visitas por día, teniendo una ruta bien trazada de antemano. Lo mejor es hacerse con una guía de la región, para saber las mejores opciones, consejos y curiosidades.
Entre las visitas de las bodegas se pueden hacer paradas como es Reims, con su catedral como visita importante de la ciudad, o Epernay (sede de Moët Chandon); ambas son las dos ciudades más grandes de la región.
Y, lo digo por experiencia, lo mejor que se puede hacer si se hacen degustaciones es darse un buen paseo sintiendo los aromas de la tierra y viendo las interminables extensiones de viñas (con siesta incluida si se quiere).
guanche

Bodegas de champagne

Las cuevas son increíbles y muestran kilómetros de historia envueltos en burbujas, alcohol y olor a vintage champán.
Tras el tour nos esperaba una cata de los champagne que habíamos estado viendo por las cuevas, las catas varían de precio según la calidad y cantidad de champagnes que decidas probar. El nuestro iba cumplimentado con un juego de olores y sabores antes de la propia cata. Sin duda un tour que es altamente recomendado.
Isabel
Listo